CATEC Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales
CATEC Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales

Exportar, innovar, crecer

Hace unos días conocimos los últimos datos de las exportaciones aeronáuticas en Andalucía, con los que la comunidad ha logrado establecer un nuevo un récord en ventas de aviones y sus piezas y componentes al exterior tras alcanzar los 3.293 millones de euros en el pasado año 2017. Este crecimiento ha supuesto un 12% más que en 2016, y consolida la tendencia alcista que en los últimos años se viene produciendo en la región en las ventas aeronáuticas al exterior, sobre todo, teniendo en cuenta el peso que ha ido adquiriendo con respecto a las ventas nacionales. De hecho, en el último año ha crecido hasta suponer el 57% de las ventas nacionales, liderando la exportación del sector en toda España, con casi el doble que la comunidad de Madrid, y pasando en apenas una década de significar el 20% en el global nacional al 57% actual.

Sin duda, son datos para estar contentos, que quizás no nos sorprenden tanto a todos los que formamos parte del sector aeroespacial andaluz porque es fruto de la actividad, el trabajo y el esfuerzo que nuestra industria desarrolla día a día, pero que son muy necesarios poner en valor, sobre todo si los comparamos con otros sectores productivos. Andalucía ha duplicado sus exportaciones aeronáuticas en sólo dos años, pasando de 1.553 millones de 2015 a 3.293 millones en 2017, lo que indica que ha multiplicado por siete las exportaciones en los 10 últimos años. Pero hay más, ya que el sector aeronáutico representa en la actualidad el 10,7% del total de las exportaciones andaluzas, lo que le ha convertido en el primer capítulo exportador de la comunidad, por delante incluso del aceite de oliva, nuestro gran producto estrella conocido en todo el mundo -a pesar de que su crecimiento en la última década se ha situado por encima de los 200 millones cada año y Andalucía es líder mundial en ventas -.

Estos datos hablan no sólo de la cantidad de nuestros productos aeronáuticos exportados, sino también de su calidad, de su valor añadido, y del compromiso por la innovación y el desarrollo tecnológico que lleva asociada la actividad industrial en el sector aeronáutico andaluz. Un aspecto del que modestamente, estamos orgullosos en FADA-CATEC, por todo lo que implica nuestro objetivo de mejorar la competitividad de las empresas del sector mediante la innovación, la investigación, el desarrollo de alta tecnología y la transferencia de conocimiento. Estamos convencidos de que este crecimiento de la industria aeroespacial se debe en buena parte a la capacidad para seguir mejorando nuestros procesos de fabricación, para adaptarnos a las necesidades que nos demanda el sector a nivel global o para innovar en el desarrollo de nuevos productos y servicios.

Durante los últimos años hemos lograr sentar las bases para lograr este crecimiento, y contamos con buenas mimbres para avanzar en ello. Ahora no debemos dejar escapar la oportunidad y perseverar para continuar en esta línea ascendente, paso a paso. Sólo con trabajo, esfuerzo, compromiso, innovación, competitividad, lograremos seguir por el camino correcto.

Joaquín Rodríguez Grau
Director de CATEC

Editorial

La “Factoría del Futuro concreta”: de pies en el suelo en el sector aeroespacial



Nota

Todos sabemos que en los próximos 20 años las perspectivas para el sector son muy buenas: serán necesarios 35.000 nuevos aviones que supondrán una facturación de más de cinco billones de dólares (5.000.000.000.000 $). Pero: ¿quiénes van a participar en ese negocio? ¿Seremos nosotros? ¿Serán las empresas de Andalucía? ¿En cuánto participaremos?

En esos 5 billones de dólares debe estar Andalucía, pero la verdad es que ese enorme negocio sólo lo será para las empresas más competitivas del mundo. Esa es la razón por la que ahora el foco debe centrarse en fabricar más competitivamente, y aquí surge la necesidad de aplicar nuevas fórmulas a los retos de fabricación: un cambio de paradigma, la Factoría del Futuro o la Industria 4.0

En CATEC llevamos casi diez años ya, planteando soluciones basadas en la fabricación aditiva (conocida vulgarmente como impresión 3D). Tenemos ya piezas que van a volar en lanzadores espaciales de la Agencia Espacial Europea, y que formarán parte de la estructura primaria de satélites, y las hemos diseñado y fabricado con la tecnología que deben empezar a introducir las empresas de mecanizado en Andalucía, porque las empresas alemanas y de otras regiones aeronáuticas, ya las están introduciendo.

En CATEC, hoy diseñamos y fabricamos útiles en 72 horas con fabricación aditiva para algunas empresas en Andalucía, pero ya estamos estudiando qué piezas avionables son las más fáciles de fabricar y, mañana, será más rentable "imprimir" las piezas pequeñas y complejas que mecanizarlas. Estamos centrados en la mejora de las tecnologías de fabricación, la famosa "Factoría del Futuro", y lo hacemos diseñando sistemas flexibles y más automatizados de inspección, por ejemplo con termografía activa, o sistemas de 100% funcionales e industriales para la inspección de fugas por visión por computador.

Aportamos soluciones para la monitorización del curado de las piezas en composites durante la propia fase de curado en el autoclave. También estamos muy involucrados con nuestras empresas en la automatización de sus procesos (taladrado aeronáutico, aplicación de sellantes, pintura, soldadura), pero abordamos la automatización de procesos aeronáuticos, porque los conocemos, sabiendo que es muy compleja, ya que en este sector fabricamos series cortas y por eso nos interesan los robots colaborativos de programación muy rápida o los robots humanoides de bajo coste.

Desde hace unos cinco años desarrollamos sistemas de proyección láser para ayudar a los operarios en los procesos de montaje. Y, por supuesto, trabajamos en el control de la producción en tiempo real y en la comunicación con los sistemas de las empresas (tecnología RFID o beacons) para generar y explotar enormes cantidades de datos orientada a aportar información útil para el control de las fábricas.

Tenemos muchas cosas claras, por ejemplo que podemos incrementar muchísimo la productividad con sistemas de ayuda a los procesos de montaje basados en realidad aumentada (con proyección luz, por ejemplo). También nos parece muy claro que hay un gran futuro en la simulación de procesos de mantenimiento o en la simulación desde la fase de diseño, para garantizar que un avión será mantenible a un coste razonable.

Estoy convencido de que la mayor parte de esos 5.000.000.000.000$ será para los primeros en adoptar el nuevo paradigma de fabricación.

Joaquín Rodríguez Grau
Director de CATEC


Lunes, 15 de Febrero 2016
Leído 266 veces