CATEC Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales
CATEC Centro Avanzado de Tecnologías Aeroespaciales

Exportar, innovar, crecer

Hace unos días conocimos los últimos datos de las exportaciones aeronáuticas en Andalucía, con los que la comunidad ha logrado establecer un nuevo un récord en ventas de aviones y sus piezas y componentes al exterior tras alcanzar los 3.293 millones de euros en el pasado año 2017. Este crecimiento ha supuesto un 12% más que en 2016, y consolida la tendencia alcista que en los últimos años se viene produciendo en la región en las ventas aeronáuticas al exterior, sobre todo, teniendo en cuenta el peso que ha ido adquiriendo con respecto a las ventas nacionales. De hecho, en el último año ha crecido hasta suponer el 57% de las ventas nacionales, liderando la exportación del sector en toda España, con casi el doble que la comunidad de Madrid, y pasando en apenas una década de significar el 20% en el global nacional al 57% actual.

Sin duda, son datos para estar contentos, que quizás no nos sorprenden tanto a todos los que formamos parte del sector aeroespacial andaluz porque es fruto de la actividad, el trabajo y el esfuerzo que nuestra industria desarrolla día a día, pero que son muy necesarios poner en valor, sobre todo si los comparamos con otros sectores productivos. Andalucía ha duplicado sus exportaciones aeronáuticas en sólo dos años, pasando de 1.553 millones de 2015 a 3.293 millones en 2017, lo que indica que ha multiplicado por siete las exportaciones en los 10 últimos años. Pero hay más, ya que el sector aeronáutico representa en la actualidad el 10,7% del total de las exportaciones andaluzas, lo que le ha convertido en el primer capítulo exportador de la comunidad, por delante incluso del aceite de oliva, nuestro gran producto estrella conocido en todo el mundo -a pesar de que su crecimiento en la última década se ha situado por encima de los 200 millones cada año y Andalucía es líder mundial en ventas -.

Estos datos hablan no sólo de la cantidad de nuestros productos aeronáuticos exportados, sino también de su calidad, de su valor añadido, y del compromiso por la innovación y el desarrollo tecnológico que lleva asociada la actividad industrial en el sector aeronáutico andaluz. Un aspecto del que modestamente, estamos orgullosos en FADA-CATEC, por todo lo que implica nuestro objetivo de mejorar la competitividad de las empresas del sector mediante la innovación, la investigación, el desarrollo de alta tecnología y la transferencia de conocimiento. Estamos convencidos de que este crecimiento de la industria aeroespacial se debe en buena parte a la capacidad para seguir mejorando nuestros procesos de fabricación, para adaptarnos a las necesidades que nos demanda el sector a nivel global o para innovar en el desarrollo de nuevos productos y servicios.

Durante los últimos años hemos lograr sentar las bases para lograr este crecimiento, y contamos con buenas mimbres para avanzar en ello. Ahora no debemos dejar escapar la oportunidad y perseverar para continuar en esta línea ascendente, paso a paso. Sólo con trabajo, esfuerzo, compromiso, innovación, competitividad, lograremos seguir por el camino correcto.

Joaquín Rodríguez Grau
Director de CATEC

Proyectos

FADA y la Diputación de Jaén desarrollarán un proyecto piloto para vigilar explotaciones agrícolas con aviones no tripulados


El proyecto, denominado MOCHUELO, se llevará a cabo en el Centro de Vuelos Experimentales ATLAS, sobre las fincas de olivares situadas a 30 kilómetros a la redonda de sus instalaciones


Nota

FADA y la Diputación de Jaén desarrollarán un proyecto piloto para vigilar explotaciones agrícolas con aviones no tripulados
La Fundación Andaluza para el Desarrollo Aeroespacial (FADA) y la Diputación de Jaén han firmado un convenio de colaboración para desarrollar en el Centro de Vuelos Experimentales ATLAS, adscrito a FADA y ubicado en Villacarrillo, un proyecto piloto que permitirá efectuar la vigilancia de explotaciones agrícolas mediante el uso de aviones no tripulados (UAV).

Concretamente se desarrollará un sistema pionero que permita detectar, por la noche, intrusos en explotaciones agrícolas utilizando UAV tripulados que estén controlados de forma remota. Para ello las aeronaves dispondrán de un sistema de sensores nocturnos e infrarrojos que permitirán vigilar las explotaciones agrícolas, fundamentalmente olivares, y evitar así robos. El proyecto, denominado MOCHUELO, se llevará a cabo inicialmente sobre las fincas de olivar situadas a 30 kilómetros a la redonda del Centro ATLAS, y su finalización está prevista para junio de 2016.

El acuerdo fue suscrito por el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, y el director general de FADA, Joaquín Rodríguez Grau, quienes destacaron la utilidad de este proyecto en el ámbito de la agricultura, como es el caso del olivar, sector estratégico en la provincia de Jaén. El director de FADA señaló que la detección de intrusos en los campos se basará en la aplicación de la tecnología de termografía, que a través del uso de cámaras ofrece un gran contraste de presencia de personas y animales por la noche, basado en el calor que emiten.

A través de la firma de este acuerdo, la Diputación de Jaén aporta 90.000 euros para la ejecución de la investigación. Asimismo, se encargará de ampliar la pista de aterrizaje del centro ATLAS en 400 metros con el objetivo de que pueda albergar más proyectos por parte de empresas y compañías aéreas en este campo.

FADA y la Diputación de Jaén desarrollarán un proyecto piloto para vigilar explotaciones agrícolas con aviones no tripulados


Lunes, 15 de Febrero 2016
Leído 398 veces